Sobre la importancia de crear y creer en proyectos artísticos

Me gustaria compartir una reflexión sobre el potencial transformador de los proyectos artísticos. Y hoy no quiero entrar en las distintas formas, conceptos, palabras o ideas que puede tener el arte. Quiero indagar sobre la idea de tener un proyecto en sí, sobre los procesos invisibles que hay detrás de cualquier proyecto artístico.

En mi vivencia, el arte fue mi primer motivo para aprender a proyectar. Un verbo del cual hoy me doy cuenta de su enorme importancia.

proyectar (Del lat. projectare.)

  1. v. tr. Lanzar una cosa hacia adelante o a cierta distancia el buque proyectó varios torpedos hacia el objetivo. arrojar, despedir
  2. Trazar un plan para realizar una cosa proyectaron realizar el robo por la noche. idear, planear
  3. v. tr. y prnl. Hacer visible la silueta o la sombra de un cuerpo sobre una superficie su sombra se proyectó sobre el muro.

Con los años he aprendido que tener proyectos me hace sentir libre y la felicidad que me provoca es infinita. Pero más allá de las emociones postivas y la salud que te ofrece tener proyectos como modo de vida, creo que ‘proyectar’ tiene también una lectura muy política y transformadora. Supongo que por eso en la escuela nunca me ensañaron a crear proyectos, organizarlos mentalmente para llevarlos a la práctica, federar todos tus pequeños esfuerzos en un objetivo global, y menos aún a gestionar estos procesos colectivamente.

Siguiendo con la intención de politizar el verbo ‘proyectar’, cada vez estoy más convencido que la única forma de que la sociedad pueda ser libre (del capital y de cualquier otra autoridad), es mediante la creación de proyectos sociales. En todas las experiencias revolucionarias ha sucedido el mismo proceso: una sociedad con su propio proyecto, un montón de gentes proyectando una nueva forma de vida y organización social.

También creo que para crear y creer en un proyecto común como sociedad primero tenemos que aprender a crear proyectos y segundo a hacerlo colectivamente. Y el arte, al menos a mi, nos da la oportunidad de hacerlo, de practicarlo, de aprender de ello. Y con ‘arte’, igual que con ‘política’, me refiero a absolutamente todo.

Proyectar es transformar. Es vivir sintiéndote vivo. Es sentir la libertad que nos han prohibido.

Pues ya lo sabemos, a proyectar el mundo!

3 Me gusta

Para mí los proyectos son algo muy interesante y me ayuda mucho a organizar mi mente, recursos y tiempo: funciono por proyectos.

Aún así tengo algunos asuntos pendientes con los proyectos:

  • Escusa pa desahogarse con la productividad. A veces lo son, o pa desahogar nuestras penas mediante proyectos y más proyectos.
  • Conflictos que suelo tener con proyectos colectivos, pues amenudo se ven como objetivo y no como camino. Y la homogeneización que producen los grupos también queda ahí
1 me gusta